Existen tanto la Imagen que creemos que tenemos como la que consideramos que debemos tener. Pero la Imagen fundamental es la que tenemos de nosotras mismas. Esa que vemos y sentimos sin escuchar a nadie, sin preguntar a un otro cómo nos vemos; ésa es la real.

¿Y cómo lograr que sea verdaderamente saludable? No sólo ocupándonos de nuestro cuerpo estético o de que nuestra indumentaria sea de moda, sino trabajando nuestra actitud y nuestra Imagen interior.

La autoimagen es un punto muy importante a la hora de elevar la autoestima ya que constituye uno de los pilares esenciales para vernos y sentirnos mejor. Cuando hablamos sobre la Imagen que tenemos de nosotras mismas, no sólo nos referimos a la parte física y corporal, sino también en la personalidad e identidad que hemos formado con el pasar de los años.

Existen varios complementos que hacen a una autoestima equilibrada; entre ellos están: una personalidad definida, la seguridad en nuestra identidad, una buena postura ante la vida, una autoimagen equilibrada, valorarnos, querernos, sentirnos merecedoras de cosas buenas y positivas.
La manera en la que nos movemos por la vida es un reflejo de lo que sentimos y tenemos en nuestro interior, nuestra forma de caminar, andar, mostrarnos ante los demás, elegir los colores que nos van, tus accesorios adecuados,  lo que nos ponemos y lo que dejamos de ponernos son claves básicas para detectar la autoestima.

Tips para lograr una imagen saludable

  • Cuidá tu alimentación: Tu alimento debe ser elegido para que te aporte energía y nutrientes necesarios para que tu cuerpo y tu mente estén  formidables.

  • Tu expresión corporal: tené en cuenta cómo te parás en la vida, cómo caminás… ¿Con los hombros caídos?, ¿con la cabeza mirando al piso?, ¿con una postura encorvada? Tené siempre presente tener una buena postura corporal y realiza alguna actividad física que te divierta: bailar , hacer un deporte, correr, etc.

  • Vestite bien: si te vestís bien, te vas a sentir mejor con vos misma. Te sentirás exitosa y presentable… ¡Y lista para hacer frente al mundo! Vestir bien significa algo distinto para cada persona. Lo fundamental es lograr estar prolija y con armonía de colores y formas.

  • Mejorá tu autoimagen. La Imagen que tenés de vos misma significa muchísimo para vos, más de lo que te puedas dar cuenta. Todas tenemos una Imagen mental de nosotras mismas que determina cuánta confianza tenemos de nosotras. Pero esta Imagen no es fija ni es inmutable; podés cambiarla. Utilizá tus habilidades para la visualización y trabajá tu autoimagen. Si no es muy buena, ya es hora de cambiarla.

  • Pensá en positivo. Remplazá los pensamientos negativos por positivos. Podés aprender a ser consciente de tu diálogo interior, de los pensamientos que tenés sobre vos misma y sobre lo que hacés. Dejá de decir “estoy gorda” , “estoy más vieja”, o lo que se te ocurra, y cambialos por “soy una linda mujer, interesante, inteligente, simpática, íntegra”. “Soy una mujer con todas las letras”.

Share This