Cuando empecé a emprender, quería tener en mi equipo  una persona que comercialice mis servicios, deseaba un representante,  un vendedor, cosa que nunca pude encontrar, porque para vender primero debes comprarte vos, si, creer en tu servicio y en tu emprendimiento,  sin esto es imposible salir a vender algo,  y si vos no lo sabes hacer,  el que te venda hará su propio negocio, por eso es esencial que aprendas.

Mis primeros pasos, no dejaban Marca, al contrario, si la dejaban eran muy poco beneficiosas, empece a escuchar a lo lejos a  personas capacitadas que vislumbraban el futuro que se avecinaba,  me decían que debía  aprender a usar las redes con precisión y estrategia, pero yo no quería escuchar, deseaba escribir lo que yo sentía, sabía que mi calidez y motivación eran mi Marca Personal, que mi propuesta era original,  entonces, haciendo oídos sordos a las recomendaciones,  escribía posteos llenos de ansiedad , no planificados, sin objetivo, no cuidaba la estética de las fotos y publicaba flyers de mis capacitaciones y servicios, creyendo que  con eso solo iba a lograr vender mis servicios.

Pasaron los años, seguí aumentando mi número de seguidores, pero no  veía el rédito económico, y empecé primero a enojarme diciendo, “ hago un montón de cosas, tengo muchos seguidores, porque no me compran mis charlas y capacitaciones “, cansada de hacer lo mismo y tener los mismos resultados, decidí cambiar…

Empecé a escuchar a mi hijo Paulo de 23 años que me decía, “Mami capacítate en redes, mira tutoriales, empeza a explicar porque lo que vendes es beneficioso para el otro, escucha a tus clientes, analiza sus necesidades, hace buenos contenidos, útiles para que puedan usarlos y compartirlos, no vendas directamente, hace una comunidad con ellos, después te compraran solos” y  así empezó mi nuevo camino, deje de pedirle  a él que me haga las publicaciones en las redes, me despedí del enojo constante  por no tener al lado un maestro que me enseñará paso a paso lo que debía tocar en el celular o la computadora  y me amigue con la tecnología – Grite a los cuatro vientos,    basta de excusas externas, la que debo cambiar soy yo.

Este largo proceso de aprendizaje y de maduración me llevo unos cuantos años, prueba, error, capricho, enojo, ilusión, desilusión y tantas cosas más que fui experimentando,  por suerte salí  de mi zona de confort y borre de mi vocabulario frases como:

“Odio vender lo que de verdad me gustaría es que alguien me trajera los clientes  y yo hago lo que de verdad me gusta”

“Quiero que otro maneje mis redes”

“Las redes no son para mi, no voy a perder el tiempo ”

“Quiero hacer solo capacitaciones presenciales”

Y ahora si puedo decir, mi incremento de seguidores y de capacitaciones se debe a que me capacito de manera permanente, no tengo miedo a vender, la tecnología es mi aliada y claro dejo mi marca personal en todos lados, como una buena fragancia: Motivación y Calidez!!!

Share This